'Bodas de sangre'

Un año sin Carlos Saura

junio 6, 2024
por

Aunque Carlos Saura es probablemente el cineasta español que más premios ha ganado en festivales de clase A, la visibilidad de su cine es actualmente mucho menor de la que merece. Como ocurre con Luis García Berlanga, el público internacional aún no tiene idea de la grandeza de su dilatada carrera. Falleció el año pasado y en RUBIK queremos rendir homenaje a su cine. Este es el primero de una serie de artículos que le dedicamos. Por Carlos Aguilar Sambricio

‘Bodas de sangre’

En una época en la que los españoles sufrían una dictadura, Carlos Saura fue uno de los embajadores artísticos más destacados de la cultura española.

Saura ganó el Oso de Oro de Berlinale en 1981 con Deprisa, deprisa pero también fue elegido dos veces Mejor Director: en 1966 con La caza y en 1968 con Peppermint Frappé.

También tuvo una historia de amor con Cannes. Estuvo ocho veces en la Competición por la Palma de Oro. Nunca la consiguió pero algunas de sus películas sí fueron premiadas: en 1974 La prima Angélica logró el Premio del Jurado, en 1976 Cría cuervos recibió el Gran Premio del Jurado y en 1983 Carmen obtuvo el premio a la Mejor Contribución Artística.

‘Peppermint Frappé’

También compitió tres veces por el León de Oro en Venecia y dos de sus películas fueron nominadas a Mejor Película Extranjera en los Oscar (Mamá cumple 100 años y Carmen).

Es posible que algunos cinéfilos internacionales hayan visto una película como Cría cuervos y tal vez Peppermint Frappé. Pero sus películas de los años 60 y 70, a pesar de haber sido tan bien valoradas en los festivales, ahora están olvidadas. Sus musicales y películas flamencas son más populares, probablemente por cuestiones exóticas, aunque también hay que reconocer que su enfoque del musical es único.

De hecho, Robert Wise (West Side Story, Sonrisas y lágrimas) le dijo una vez que había inventado un nuevo camino en los musicales y le emplazó a seguirlo. Lo hizo. Su última etapa estuvo repleta de películas musicales.

Quizás esta circunstancia haya eclipsado el recuerdo de su temprana y aclamada época, pero ya es hora de que su cine encuentre por fin su lugar en el panteón español junto con Buñuel, Berlanga, Erice y Almodóvar.

Saura, esteta y cineasta total

Hemos hablado con Carlos Reviriego, Director Adjunto y de Programación de Filmoteca Española, para conocer su visión de este maestro.

En relación a sus principales contribuciones al cine español, Reviriego cree que “ha sido de los pocos grandes estetas que ha tenido el cine español”. En su opinión, “la fuerza plástica de su cine es casi única, acaso solo comparable a la que han alcanzado Portabella, Almodóvar, Zulueta y Erice con sus películas”.

‘Los golfos’

“Fue un cineasta total, escritor y fotógrafo de gran talento, que perpetuó la tradición buñuelesca y hasta el concepto de «españolada» para propulsarla hacia la modernidad del cine español. Fue un cineasta clave en el asentamiento de esa modernidad, un eslabón crucial en el cine español para mantener la memoria de la represión al tiempo que rompía sus limitaciones y abría nuevos caminos. Creo que su relevancia cultural es en ese sentido impresionante”, añade.

El cine alegórico del tardofranquismo de Saura goza de gran prestigio aunque, como decimos, hay que seguir recordando su grandeza. No obstante, le pedimos a Reviriego algún título que considere infravalorado y elige Goya en Burdeos: “Creo que, en general, está infravalorada, siendo como es probablemente su última obra maestra, con un Paco Rabal realmente impresionante y un trabajo de arte (Luis Ramírez) y fotografía (Storaro) soberbios, que ya prácticamente no se estilan en el cine español. El guion del propio Saura es prodigioso, que funciona como culmen de su poética destinada a difuminar los contornos entre lo onírico y lo empírico, lo visible y lo invisible, y romper hasta desdibujar por completo las fronteras espacio-temporales que proporciona el lenguaje cinematográfico”.

Tengo la sensación de que sus musicales están mejor considerados en el extranjero. Reviriego indica que es posible, teniendo en cuenta sus elementos exóticos, pero recuerda que también fue aclamado en España con Bodas de sangre y la trilogía flamenca.

‘Cría cuervos’

“En cualquier caso, yo creo que prácticamente todo su cine es musical, incluso antes de hacer estrictamente musicales. El baile y la música están omnipresentes en su cine. Ya su cortometraje de licenciatura en la EOC, Tarde de domingo, contenía elementos musicales claves para la narración. Y si lo pensamos bien, no ha dejado de llevar hasta el siglo XXI un género como la españolada (el folclore cultural), reconquistando, estilizando, fusionando y renovando una vez más la tradición más popular de nuestro cine”, apunta el Director Adjunto y de Programación de Filmoteca Española.

¿Ha sido Saura influyente para las generaciones más jóvenes en España? Reviriego afirma que sus películas de los 70 sí han resonado en las nuevas hornadas, especialmente películas como Cría Cuervos, La prima Angélica, Peppermint Frappé, Mamá cumple 100 años o El jardín de las delicias. También Deprisa, deprisa para los cineastas que tienden al cine social.

Algunos de los nombres que menciona son Carla Simón, Elena López Riera, Paula Ortiz, Pedro Aguilera (prepara Día de caza, una versión libre de La caza), Javier Rebollo, Félix Viscarret, Jonás Trueba, Javier Ambrossi y Javier Calvo o Juan Vicente Córdoba. “Creo que todos ellos le deben algo tanto a nivel estético como narrativo”, afirma.